Vida Saludable

Orienta IMSS Tlaxcala para el restablecimiento o mantenimiento de la salud mental

* Asumir el cuidado de nuestra salud mental como una prioridad en tiempos de pandemia

*Acudir con un especialista en salud mental es tan necesario e importante como acudir al médico familiar

Cuando una persona tiene problemas de salud emocional, puede empezar a manifestar algunos síntomas como irritabilidad, ansiedad, tendencia al aislamiento, miedo definido o no definido, llanto fácil, angustia, agobio, hipersensibilidad.

Su forma de pensar, sentir y actuar no encuentra una justificación ni razón de ser, informó la psicóloga del Hospital General de Zona (HGZ) No. 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Tlaxcala, Perla Roxana Rojas Montalvo.

 

La especialista advirtió a madres, padres de familia y tutores a observar cualquier cambio de conducta en sus hijos e igual, observarse a sí mismos y a sus familiares.

El confinamiento propiciado por el COVID-19 generó un cambio en la forma de vida, lo que en algunos casos podría haber detonado desajustes emocionales que es necesario atender y procesar, para evitar complicaciones.

“Es importante observar cuando alguien de la familia deja de convivir con personas con las que antes disfrutaba de su compañía, o deja de compartir situaciones o hechos, además de empezar a tener ciertas conductas que antes no manifestaba, como morderse las uñas, episodios compulsivos para comer o dejar de comer, o puede haber tendencia al aislamiento”, subrayó Rojas Montalvo.

Destacó que durante las consultas, una gran cantidad de pacientes manifiestan incertidumbre en el futuro y los cambios que han ocurrido durante la pandemia, lo cual provoca estados de ansiedad y estrés.

Las dificultades para dormir, dolor de cabeza, problemas de concentración y de memoria cuando antes no los tenía, podría empezar a impedir una buena toma de decisiones.

Los cambios de humor repentinos, momentos repetitivos de inquietud ansiedad, irritabilidad, disgusto, tristeza, sentimientos de culpa o de vacío, niveles de energía muy por debajo de lo normal, debilidad marcada y desgano, tedio, fastidio, cansancio, alteración en hábitos alimenticios, así como empezar a consumir drogas o exceso de alcohol, son signos de alerta.

“Lo primero que se tiene que hacer es reconocer esta sintomatología presentada, para visitar a un especialista en salud emocional y mental, un psicólogo que permita realizar un diagnóstico oportuno y valorar si se requiere de apoyo psiquiátrico o sólo acompañamiento psicológico”, puntualizó la especialista.

“Es importante considerar que cualquier tratamiento por sí solo no es ‘mágico’, el restablecimiento de la salud mental debe ser integral, como la suma de esfuerzos en las que cada quien asuma su responsabilidad, un porcentaje se aporta con psicoterapia, pero el otro porcentaje es a través de la realización de algunas actividades físicas, como caminatas diarias o bailar en casa, acompañado de un sueño reparador, una alimentación saludable y el consumo de agua durante el día”, advirtió la psicóloga.

Indicó que una recomendación general es realizar algunas prácticas como el yoga, chi King o terapia ocupacional que permitirá favorecer el equilibrio interior, para que poco a poco comiencen a salir con el apoyo de sus familiares y puedan adaptarse a los nuevos entornos, sin descuidar las medidas de protección e higiene para evitar contagios.

Finalmente, invitó a visitar la página www.imss.gob.mx y redes oficiales IMSS, donde encontrará información, orientación y videos, para atender en casa situaciones que estén afectando la salud mental de alguno de sus integrantes.

Además, se cuenta con la Orientación Médica Telefónica en el número 800 2222 668, opción 4, de lunes a viernes de 08:00 a 20:00 horas, donde psiquiatras y psicólogos brindan acompañamiento, técnicas de relajación y psicoeducación para intervenir en momentos de crisis.

Si requiere apoyo, su médico familiar le podrá auxiliar y, en caso necesario, derivar al servicio de especialidad.

Comments are closed.